Atención de Mujeres en Situación de Vulnerabilidad

ÚLTIMAS NOTICIAS


El 63 % de mujeres ha sufrido acoso y un 26 % ha sido víctima de agresiones 09/11/2018 El 63 % de mujeres ha sufrido acoso y un 26 % ha sido víctima de agresiones [Leer completa]
09/11/2018 DISCAPACIDAD: 'Si se juega de tú a tú no hay discapacidad que valga' [Leer completa]
09/11/2018 Más de 1.500 personas participan en el IX Congreso para el Estudio de la Violencia contra las Mujeres [Leer completa]
09/11/2018 CASTILLA Y LEON: Junta y Ministerio Fiscal refuerzan su colaboración frente a la violencia machista [Leer completa]
09/11/2018 EXTREMADURA; El 70% de causas de maltrato que van al juzgado extremeños las detectan los médicos El hospital pacense elabora una guía [Leer completa]

NOTICIA


La violencia de género no para

«Rompe el silencio. Cuando seas testigo de la violencia contra las mujeres, no te quedes de brazos cruzados. Actúa».

Ban Ki Moon, Secretario General de la ONU.

Entre 50 y 60 mujeres cada año, son víctimas mortales de la llamada «violencia de género» en España, es decir que son asesinadas por su pareja o «expareja».

Un 12,5% de las mujeres mayores de 16 años y residentes en España ha sufrido violencia de género a lo largo de su vida. Además, el 2,7% lo ha padecido en el último año y en el 64,2% de los casos, los hijos menores de edad también sufrieron el maltrato.

La violencia de género o violencia machista contra las mujeres es una manifestación de la desigualdad existente entre aquellos y estas. Lo que diferencia a la violencia machista de otras violencias públicas o privadas es la razón que la mueve: una concepción de la mujer como ser subordinado al hombre. Así pues, la violencia machista no persigue cualquier violencia de un hombre frente a una mujer, sino aquella que viene motivada por una pretendida desigualdad entre ellos.

Los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas sólo son la punta del iceberg de la violencia de género, puesto que esta también se manifiesta a través del maltrato físico (desde una bofetada a una paliza) o psíquico (desde un «¡calla!», a la humillación constante).

Pdríamos definir este tipo de violencia como la expresión de conductas agresivas que desarrolla el hombre frente a la mujer en el contexto de las relaciones de pareja. Son comportamientos recurrentes, basados en una relación de poder desigual.

La violencia que los hombres ejercen sobre su pareja puede adoptar muy diversas formas y generalmente comienza de modo insidioso por lo que con frecuencia es difícil de reconocer incluso por la propia mujer.

En el inicio, los malos tratos suelen manifestarse por actitudes de dominio impuestas por los hombres violentos e idealizadas por la fantasía femenina como expresión del sentimiento amoroso y que se identifican culturalmente como pruebas o actos de amor; entre otras cabría señalar la expresión de los celos o las actitudes «protectoras» que impiden la autonomía e independencia de las mujeres.

Paulatinamente los actos violentos se van incrementando en intensidad y frecuencia, observándose mayor riesgo de morbilidad y mortalidad para las mujeres cuando la relación violenta tiene varios años de evolución. Este proceso de instauración gradual que suponen atentado contra la integridad de las mujeres, actúa sobre sus sentimientos, sus emociones, sus relaciones afectivas, familiares y sociales, sobre su sexualidad y sobre su cuerpo dejando una profunda huella.

La violencia más grave, la que acaba en muerte, suele ser continuación de comportamientos violentos que comienzan con el aislamiento, humillación y el ataque a la autoestima de la mujer, detectarlo a tiempo puede ser un buen comienzo.

La prevención a través de la sensibilización constituye una de las claves en la lucha contra la violencia de género y en ese marco de acción se presenta esta campaña, en la que se busca la complicidad de toda la sociedad para erradicar la violencia contra las mujeres, informar a las víctimas de sus derechos y de los instrumentos previstos para su protección, y conseguir el rechazo social hacia los maltratadores.

Al respecto de las «otras» víctimas, los niños, queremos comentar la recién aprobada «Ley de Protección a la Infancia y a la Adolescencia» que reconoce como víctimas de violencia de género a los menores y agiliza los procesos de acogimiento y adopción para favorecer que los niños, especialmente los de menos de 3 años, permanezcan con una familia. Además es ley fija la obligación de los jueces de pronunciarse sobre medidas cautelares que afecten a hijos de mujeres maltratadas, y se prevé que estos niños puedan permanecer con sus madres. También obliga a cualquier ciudadano que tenga conocimiento de delitos contra la libertad sexual a comunicarlos al Ministerio Fiscal.

En mi opinión, la violencia de género no es una cuestión de servicios sociales, y tampoco es un asunto de mujeres. La violencia de género es una cuestión de hombres violentos que afecta a las mujeres. Que afecta a derechos fundamentales de las mujeres.

Para parar el terrorismo machista necesitamos un pacto de Estado donde erradicar la violencia sea una prioridad para todos los actores sociales, políticos, jurídicos, económicos y mediáticos. Porque con la violencia machista se están vulnerando derechos fundamentales como el derecho a la vida, a la seguridad y a la libertad de la mitad de la población.

Y para que deje de ser vista como una cuestión de «mujeres», los hombres necesitamos tomar partido.

El verdadero reto en la lucha contra la violencia de género, y la machista en general, es un cambio cultural que solo vendrá a través de una educación en igualdad que, a día de hoy, no se está prestando.

ENLACE: http://www.diarioinformacion.com/opinion/2015/04/02/violencia-genero/1616755.html.



Volver al listado de noticias
 
© Servicio De Apoyo Jurídico Para La Atención De Mujeres En Situación De Vulnerabilidad.

Fundación AEquitas  . Obra Social La Caixa  . RIEDDH RIEDDH


Aviso Legal
Contactar
Acceder a mi cuenta
WAI AA WAI HTML WAI CSS