Atención de Mujeres en Situación de Vulnerabilidad

ÚLTIMAS NOTICIAS


02/09/2016 ANDALUCIA: CÓRDOBA: Los taxistas de Córdoba lanzan una campaña contra la violencia de género [Leer completa]
02/09/2016 LOGROÑO: La inserción laboral en igualdad, clave contra la violencia de género [Leer completa]
02/09/2016 INTERNACIONAL: MEXICO: Lista, la cruzada contra la violencia de género [Leer completa]
01/09/2016 DISCAPACIDAD: VACÍOS EN LA LEY DE DISCAPACIDAD PROVOCAN LA PERVERSIÓN DEL SISTEMA [Leer completa]
01/09/2016 Al menos 30 mujeres han sido asesinadas en lo que va de año [Leer completa]

NOTICIA


Violencia de género: trastorno psíquico severo

Otra vez más hemos sido testigos de un acto de violencia de género, es decir un acto de “terrorismo familiar” irracional, cruel y absurdo. Un hombre divorciado de su mujer, se lía a tiros contra ésta y su hija, para después pegarse un tiro él mismo. El resultado: dos personas heridas muy graves y una sociedad conmocionada. De nuevo habrá unos minutos de silencio, y por desgracia a esperar hasta que otro luctuoso suceso de similares características nos vuelva a sobresaltar. De nuevo volveremos a oír voces pidiendo un endurecimiento de las penas, y de nuevo todos caeremos en el hastío y en la frustración de no poder nada para evitar otros deplorables sucesos de este mismo tipo que de seguro acontecerán.

En múltiples ocasiones hemos repetido que la violencia de género no se puede tratar endureciendo las penas, eso no sirve para nada y a las pruebas me remito. Muchas de las personas que la llevan acabo (la inmensa mayoría hombres) son sujetos desequilibrados y algunos gravemente enfermos, que matan de forma brutal y luego muchos se matan después.

Lo ocurrido en la capital aragonesa no es un crimen realizado por un sociópata o por un delincuente simple y llanamente. Este tipo de conductas son fruto de una estado patológico en la afectividad y en el pensamiento. Nos guste o no estamos ante personas que sufren un trastorno psíquico severo. Primero porque creen enfermizamente que son los dueños de su mujer cuando realmente no lo son; en segundo lugar porque están delirantemente convencidos que tienen derecho absoluto sobre la vida del otro, y en tercer lugar porque desprecian hasta su propia vida. Todo ello ocurre porque perciben la realidad distorsionada por un pensamiento delirante y una afectividad claramente patológica.

Una gran parte de la violencia de género surge en personas que tienen no solo un trastorno de la personalidad, sino en muchos casos algo más grave como es el convencimiento irrebatible e inmodificable de ser la víctima en lugar del verdugo. Son individuos que se creen “dañados” de tal forma que solo ven delirantemente en la venganza y en la revancha la justa solución del problema. Nadie en su “cabal juicio” actúa de la forma como lo ha hecho el protagonista del suceso ocurrido esta pasada semana en Zaragoza y de otros de similares características. Aplicar el ingreso en prisión para tratar a un enfermo mental es tan absurdo como pretender curar una quemadura hablando con el enfermo y dándole ánimo y consejos.

Desde hace mucho tiempo un servidor viene reclamando la modificación de la normativa actual por lo que hace referencia a las pautas de actuación ante determinados delitos. Resulta patético, por ejemplo, que el legislador haya desobedecido el mandato del Tribunal Constitucional que ya hizo en el año 2010 con respecto a la modificación del articulo 763 sobre el internamiento psiquiátrico involuntario y que sigamos sin haber hecho nada al respecto.

No tiene ningún sentido desde la óptica médica, por ejemplo, limitar cronológicamente las medidas de seguridad que se le impone a un sujeto autor de un delito, al tiempo que le hubiera correspondido si se le aplica una pena. Tampoco tiene sentido que la única forma de tratar involuntaria y preventivamente a un enfermo agresivo, peligroso o violento sea esperar a que éste cometa un delito, o bien, sin que ello ocurra, tener que proceder a su ingreso psiquiátrico involuntario, que tampoco solucionará el asunto ya que éste será necesariamente muy limitado en el tiempo (unos pocos días), y cuando salga, volverá a su pauta habitual conducta y al no cumplimiento del tratamiento prescrito.

Estamos centrando toda la solución del problema de la violencia de género en castigar y dejamos de lado los aspectos medico-psiquiátricos. No somos partidarios de la aplicación de una medida predelictual (sería anticonstitucional), sino en la puesta en marcha de medidas de protección y de salud pública. Por eso y al igual que cuando se detecta un enfermedad infecto-contagiosa se inicia un tratamiento preventivo, cuando se detecte un sujeto con índices de violencia elevada y afecto de un trastorno de la personalidad que comporte violencia, impulsividad patológica o frialdad emocional, se debe iniciar un tratamiento preventivo obligatorio, y de esta forma estamos seguros que se reduce el riesgo y el número de víctimas.

En aras a la protección pública y la salud social, es perentorio crear con urgencia un marco normativo sustantivo y procesal, que nos permita obligar a ciertos enfermos que no aceptan un tratamiento farmacológico a que este se pueda imponer. Es tercermundista que solo se pueden tratar a los enfermos cuando delinquen, y como entonces resulta que son delincuentes más que enfermos, el tratamiento medico-psiquiátrico queda subordinado al penal.

Si queremos de verdad solucionar el problema de la violencia de género, además de las medidas educacionales, es necesario una reforma sustanciosa, valiente y decidida del ordenamiento jurídico (tratamiento ambulatorio involuntario) y no poner simples parches y, eso sí, muchos minutos de silencio que siempre quedan muy bien.

JOSÉ CARLOS FUERTES, médico psiquiatra.

ENLACE: http://www.lavozlibre.com/noticias/blog_opiniones/39/1257931/violencia-de-genero-trastorno-psiquico-severo/1.



Volver al listado de noticias
 
© Servicio De Apoyo Jurídico Para La Atención De Mujeres En Situación De Vulnerabilidad.

Fundación AEquitas  . Obra Social La Caixa  . RIEDDH RIEDDH


Aviso Legal
Contactar
Acceder a mi cuenta
WAI AA WAI HTML WAI CSS